domingo, 30 de julio de 2017

Crónicas del mundo moderno





Sonó el teléfono, la casa estaba vacía y ni siquiera los mosquitos del techo del living parecieron inmutarse por el ruido.
Sonó una, dos, tres veces; recién a la cuarta vez la llamada fue atendida.
Dos conversaciones se dispararon en paralelo:
-Hola- dijo la voz de una chica joven
-Hola Dijo un hombre maduro con voz modulada
-Te comunicaste con la casa de…-
-Esta es una breve encuesta sobre…-
-Dejá tu mensaje después de la señal-
-Si usted es mayor de 18 años pulse uno…-
-Biiiiip-
Ambos interlocutores permanecieron en mutuo silencio. Por primera vez dejaron de hablar y escuchaban. Compartieron en silencio una espera automática.
Después de un tiempo tan prudencial como predeterminado ambos cortaron casi al mismo tiempo.

sábado, 18 de junio de 2016

El jueves a la mañana el colectivero estaba escuchando la RQP, nada mejor que cantar Highway Star a viva voz en el bondi a las 8:30 de la mañana y que el chofer haga la batería golpeando las manos contra el bolante en medio de un embotellamiento

martes, 7 de junio de 2016

Soy demasiado anarquista como para creer que es legítimo que exista un intermediario entre dios y las personas; y demasiado taoista como para preocuparme en intentar definir que forma tiene eso que nos supera y que muchos llaman dios.
Basicamente creo en nada y en todo al mismo tiempo.
Las contradicciones nos son necesariamente excluyentes.
Tener que estudiar dispara la creatividad como nunca

jueves, 5 de mayo de 2016

Crecer

Todos tenemos al menos un miedo personal, escondido en lo mas profundo de nuestro ser. Es un miedo profundo y personal, incomprensible para los demás, pero que nos acecha cuando cerramos estamos solos en la oscuridad de la noche. Algunas personas creen que pueden escaparse; piensan que pueden cambiar de tema y hacer de cuenta que ese miedo no existe. Inclusive llegan a negarlo tanto que pueden olvidarse que existe. Pero, está; acurrucado en lo mas profundo de su ser, esperando el momento para aparecer, para molestar, para incomodar. A ese miedo personal, en última instancia, solo se lo puede enfrentar, y es en ese enfrentamiento que uno crece. A partir de ese momento ese miedo deja de atormentarnos, ya no somos los mismos. Habrán otros, pero cada vez que los enfrentemos creceremos mas y mas.

miércoles, 4 de noviembre de 2015

Reflejo

Sé que no voy a cambiar el mundo, es muy grande y muy injusto; las desigualdades están demasiado aceitadas y los que ganan en este juego están demasiado firmes como para que yo pueda patearles el tablero. El mundo está así, y no va a cambiar porque yo lo deseé, ni por mas esfuerzo que haga, no soy Superman. Sin embargo, no puedo mirar a otro lado; el mundo es muy grande y muy injusto como para que me vaya a dormir tranquilo pensando en otra cosa. No puedo cambiar el mundo, lo sé, pero estoy dispuesto a hacer lo que sea para que mejore. No pretendo ver resultados, pretendo saber que hice lo que pude, como pude con lo que pude.

"Sé vos, no más, y al mundo cambiarás"

jueves, 6 de noviembre de 2014

En el bondi el domingo.

Es preferible equivocarse de chico, cuando uno todavía es capaz de ver los propios errores con mayor facilidad, que equivocarse ya de grande cuando el orgullo hace que sea mucho mas difícil arrepentirse.